Famosos

Cinco imperdibles de Fabiana Cantilo

En este momento de la historia tan particular, un aspecto a destacar es la reivindicación a la igualdad de género en todos los planos sociales. En nuestro rock, si bien falta muchísimo para que esta igualdad de oportunidades y de visibilidad sea para todos y todas, de a poco se avanza con la ley de cupo para eventos, además la incorporación de más mujeres a la escena es cada vez mayor.  Si tuviéramos que pararnos en la calle a preguntarle a la gente a qué rockera de nuestro país conoce, es probable que el primer nombre que surja sea el de Fabi Cantilo, la talentosa y particular artista que logró cautivar a las masas por su voz de terciopelo, pero también por su actitud escénica totalmente indómita y, por supuesto, por sus grandes canciones.  Además Fabi contribuyó a que el público libere su cuerpo en los recitales, algo que es tan común hoy, pero que cuando ella empezó a salir escena no era tan habitual porque para la juventud rockera de los 70 estaba mal visto que un artista baile arriba de escena, pues había que tener postura rígida para respaldar el mensaje contestatario.

+ Cosquín Rock FM: Marilina Bertoldi anuncia gira nacional con parada en Córdoba

Fue parte esencial de la etapa dorada de nuestro rock (la década del 80) con participación en bandas que transformaron para siempre el rock de nuestro país dándole color, humor y alegría sin perder un ápice de calidad. Así es que las Bay Biscuits y con Los Twist detonó ese primer lustro democrático para luego ser la gran corista del rock argentino con participaciones en discos de los legendarios artistas de esa década. Pero fue recién a mediados de esa década ganada que Fabiana Cantilo dio el gran salto como solista con la grabación del disco Detectives (1985) y seis años más tarde dar el salto a la masividad total con Algo Mejor (1991), disco producido por Fito Páez. Desde ese entonces se metió en nuestro corazón y es la principal referencia que se nos viene a la mente cuando hablamos de nuestras gloriosas rockeras. Desde su presencia en la escena nada volvió a ser igual y allanó el camino para que cada vez se sumen más chicas a la escena sin prejuicios. Por pionera, por ídola, por artista, por su obra y porque hoy cumple años es que hoy brindamos por la gran Fabiana Cantilo. A continuación, para pegarte como imán, van algunas obras en las que participa, ya sea como creadora o como intérprete.  ¡Salud!

El 17 de octubre de 1983 se palpita la fiesta democrática en la Argentina con la publicación de La Dicha en Movimiento, el debut de Los Twist grabado un fin de semana con la producción de Charly García. Un disco tan disparatado como peronista, boquense y  grasa. En esa oda al desparpajo aparece la voz de una joven Fabi en muchas de sus canciones para contrastar a la perfección la ríspida voz de Melingo o la festiva impronta de Pipo Cipolatti. Un ejemplo son estos dos temas pegados: SOS (sos una Rica Banana) y Salsa.

En plena dictadura, un grupo de mujeres se animaba a hablar de naves espaciales, tirar surrealismo, vestirse con despojo y hacer experimentaciones pop, como sin un hilo invisible del Instituto Di Tella hubiera quedado tendido desde fines de los 60. Ellas eran las Bay Biscuit, a quienes Charly les puso el flechazo antes que nadie. Fueron fundamentales en el glorioso under de los 80 que terminó cimentando la cultura argentina del siglo XX. Ah, también están en ese selecto grupo de pocos artistas que tocaron con Los Redondos.

Potencia y actitud en un rock de alto voltaje para iniciar tu etapa solista bajo el padrinazgo de Charly García, quien -según el mito urbano- le pidió a Fabi que no acepte grabar Las Ventiscas de Marzo, que Luis Alberto Spinetta le había ofrecido para que haga. Al tema lo terminó grabando el propio Flaco en Privé.

Sólo la excesiva popularidad de Mary Poppins Y el Deshollinador o Mi Enfermedad hicieron que Llego Tarde no sea el himno definitivo de Fabi. La artista, con su voz en estado de gracia total, le da a la canción explosión y dulzura al mismo tiempo, cosas que suelen funcionar casi siempre por separado.

Las esquirlas de la trova rosarina en una de las canciones de desamor más letales que se han hecho en este país. Su autor es Ariel Leira y Fabi lo canta como una diosa.

Por Santiago Ramos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Volver al botón superior